Bici electrica Logroño

¿Te apetece una ruta llena de encanto y quieres aprovechar para tomar uno de los mejores vinos del país? Ven  a visitar Logroño, ciudad ubicada al norte de España y capital de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Su cultura vinícola nace en 1852, cuando el Marqués de Murrieta comienza a elaborar los primeros riojas, en la que era la casa de doña Jacinta, duquesa de Victoria y esposa del General Espartero.

Ir de vacaciones a Logroño implica realizar dos recorridos importantes: uno, por supuesto, el del vino(mejor andando). Y otro, el del Camino de Santiago(mejor en bicicleta eléctrica). Aunque también es muy recomendable que conozcas el Casco Antiguo de la ciudad porque descubrirás diferentes edificaciones que no te dejarán indiferente.

 

Recorrido del vino

Si quieres conocer los sitios donde inició la vida vinícola de la ciudad, te recomendamos adentrarte en el centro y recorrer sus calles.  En ellas te encontrarás con casas del siglo XVI, algunas de las cuales aún conservan los calados de la época, donde la gente elaboraba su propio vino.  En esos años, el paso de carruajes estaba prohibido para favorecer su calidad. El calado de mayor longitud es el de San Gregorio, que cuenta con 30 metros y está ubicado en la Ruavieja.     

En esta zona, podrás ver edificios relacionados con la producción del vino, como prensas, lagares y silos que datan de los siglos XVI al XIX.

Entre las calles Mercaderes, Ruavieja, Marqués de San Nicolás y las traseras del Casino, verás el Centro de la Cultura del Rioja, referente internacional de este vino, anterior Palacio de las Yanguas, del siglo XVI y símbolo de la prosperidad de la ciudad durante la época.  

 

Trayecto del Camino de Santiago

Te recomendamos iniciarlo en el puente de Piedra, en cual se ubican los fielatos o casas de arbitrios, que se construyeron en el siglo XIX y tenían como función el cobro de tributos a todo aquel que quería entrar a la ciudad.  Cruzando el puente, podrás admirar la Casa de las Ciencias, que antes era el matadero municipal, los sotos inundables y el parque del Ebro.

Al seguir hacia la Plaza del Parlamento, verás el antiguo convento de la Merced y la ermita de San Gregorio, edificada en el siglo XVII en el sitio donde el santo vivió y murió en el año 1044.

Por la Ruavieja, te encontrarás con las baldosas que guían el camino de los peregrinos hasta  la salida de la ciudad, para poder continuar el viaje.

Si sigues las conchas grabadas sobre el bronce, pasarás frente a algunos calados y después llegarás a la Plaza de la Oca, con un juego gigante que la cubre.  En sus casillas, verás representados los pueblos y ciudades que conforman el Camino de Santiago y al lado, unos dados enormes que te invitan a jugar o realizar el camino.

En la calle Barriocepo, podrás admirar la fuente del peregrino, reconstruida en 1675; la iglesia de Santiago, cuyos cimientos datan del año 844 pero fue reconstruida en el siglo XVI, de estilo renacentista; y la Plaza del Parlamento, donde se encuentra el edificio del Parlamento de la Rioja, antiguo convento de la Merced edificado en el siglo XIV, que junto con la muralla formaban una de las puertas de la ciudad.

 

Ruta por el Casco Antiguo

La visita al Casco Antiguo comienza por la Iglesia de Santiago y la antigua Casa de Mateo de Nuevas, del siglo XVIII, la única referencia arquitectónica de la Inquisición que aún se conserva en el norte del país.  Muy cerca de allí se sitúa el Palacio de los Marqueses de Legarda, del siglo XVI, la Casa Palacio de los Fernández de Astiz, del mismo siglo, y la Puerta del Revelín, perfectamente conservada, que fuese uno de los accesos a la ciudad amurallada.

Para seguir con el recorrido, coge tu bici y dirígete hacia la Sala Amós Salvador, una sala de exposición que fuera parte del Convento de la Merced y de la fábrica de tabacos, para tomar la calle Portales, dejando del lado izquierda la Gran Chimenea y al lado derecho, el edificio de Correos, que es una muestra de la arquitectura neobarroca.

Siguiendo por la Avenida de la Paz, llegamos a la Plaza San Agustín, donde se encuentra el Museo de La Rioja, y enseguida el Puente de Hierro.  En el centro, está el Mercado de San Blas o Plaza de Abastos, desde donde se puede ver el Paseo del Espolón, conocido también como Paseo del Príncipe de Vergara, por el cual podrás pedalear y deleitarte con sus plátanos y jardines.  

La Concatedral de La Redonda,  está bastante cerca del Paseo del Espolón. Esta Concatedral se caracteriza por sus dos torres barrocas del siglo XVIII, conocidas como “las gemelas”, y por albergar el cuadro “El Calvario” de Miguel Angel. Muy próximo también puedes descubrir el  Palacio de los Chapiteles, antiguo Ayuntamiento y hoy en día Instituto de Estudio Riojanos

Justo al lado, en la calle Herrerías, encontrarás el Palacio Marqués de Monasterio, edificio renacentista del siglo XVI que ahora es sede de la Seguridad Social. Desde esa calle podrás ver la torre y vidrieras de la Iglesia de Santa María de Palacio, del siglo XII. Su torre, que data del siglo XIII, conocida como “la aguja”, es uno de los elementos más singulares de Logroño.  En esta iglesia, apreciamos estilos que van desde el románico hasta el gótico.  

Continuando el paseo por la calle Muro de Cervantes, hacia la Avenida de la Paz, llegaremos al Paseo de la Glorieta, en donde está la Escuela de Arte y Diseño de La Rioja, y enfrente, el monumento a los Fueros de la ciudad, que representa la concesión del Fuero de Logroño en 1095 por orden del Rey Alfonso VI.  Al lado, se sitúa la plaza del Ayuntamiento, que se terminó de construir en 1980, sobre un antiguo cuartel.

 

Recorrido en bici por el anillo verde

Si prefieres disfrutar de la naturaleza y recorrer con tu bici MTB los parques, puedes adentrarte en el cinturón verde, de 8 km.  El paseo comienza junto al Puente Práxedes Mateo Sagasta, en el barrio del Cubo y termina en el Puente Madre, en el barrio de La Estrella.  Este paseo te llevará a través de los parques El Cubo, El Ebro, La Ribera, El Iregua y La Grajera, en los que podrás disfrutar de espectaculares vistas, espacios verdes, flora y fauna, como el aguilucho lagunero, la focha, el ánade real, los somomurjos, etc.