bicicleta eléctrica Palencia

Si te apetece coger tu bicicleta eléctrica y escaparte un fin de semana, te recomendamos visitar Palencia, situada en la parte central del país, dentro de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.  Se trata de una ciudad tranquila y muy cómoda para realizar paseos ya sea a pié o en bici.

Para adentrarte en esta preciosa ciudad, hablemos un poco de su origen: sus asentamientos datan del paleolítico y han pasado por aquí pueblos como los vacceos, los romanos y los visigodos; ha sido testigo de la reconquista, la Edad Media y el Renacimiento, por lo que, como podrás imaginar, al recorrerla podrás apreciar elementos de distintas épocas y estilos, que se mezclan armónicamente para ofrecerte un paisaje que sin duda recordarás. Desde la ciudad, podrás disfrutar también de vistas como la del Cerro del Otero, en el cual destaca la estatua del Cristo de Victorio Macho.

 

Qué puedes descubrir en Palencia

Puedes iniciar tu recorrido partiendo de la Plaza de la Inmaculada, en la cual encontrarás la Catedral, conocida como la Bella Desconocida, que cuenta con estilos que van desde el románico hasta el barroco, con muestras de arte renacentista y plateresco, y es una de las más grandes de España.  Este templo fue construido sobre una antigua iglesia visigótica, de la cual aún se guardan restos dentro de la cripta de San Antolín, el patrono de Palencia.  Si te apetece visitarla, podrás ver pinturas de El Greco, Gil de Hontañón, Gil del de Siloé, Juan de Flandes y Pedro Berruguete, entre otros.

Saliendo por la Calle Jorge Manrique, y siguiendo por la Calle Juan de Castilla y Barrio y Mier, llegarás a la Calle Mayor Principal (existe una Calle Mayor Antigua también), que, junto con la Plaza, son los sitios más emblemáticos de la ciudad.  Esta calle es toda peatonal y podrás recorrerla en tu ciclo con motor de doble suspensión sin ni siquiera enterarte de las irregularidades del terreno. Tiene casi 1 km de extensión y es una de las calles porticadas más larga de Europa y donde se concentra el comercio local.  A lo largo de ella, podrás apreciar los miradores de las casas antiguas que ahí se encuentran.

Al llegar al final de la calle, verás la Plaza Mayor, donde se ubica el Ayuntamiento, un edificio de estilo neoclásico que data de fines del siglo XIX, y muy cerca, cruzando la Plazuela de la Sal, encontrarás el Mercado de Abastos (un excelente ejemplo de arquitectura que combina hierro y cristal), construido en 1898 para alojar el mercado que antes se instalaba en la Plaza Mayor.

Cerca de ahí, tenemos la Plaza del Cordón, en la que se sitúa la Casa del Cordón, que data del siglo XVI y aloja en la actualidad al Museo de Palencia, el museo arqueológico de la ciudad, que resguarda piezas que van desde la Prehistoria hasta la Edad Media.  Su edificio se caracteriza por tener un cordón renacentista que decora la puerta principal y por ser la edificación civil más antigua de Palencia.

A un paso, tenemos la Plaza Isabel la Católica, en donde se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la Calle, de estilo jesuítico, y al lado, el Seminario Mayor.  Esta iglesia fue edificada para adorar a la patrona de Palencia, conocida como La Morenilla.

Si sigues hacia el río, por la Calle Doctrinos, podrás ver la Iglesia Gótica de San Miguel, en lo que era antiguamente el barrio judío.  Esta iglesia data del siglo XII y destaca, además de por la belleza de su torre, por ser el lugar donde el Cid Campeador desposó a Doña Jimena.  En esos tiempos, se cree que funcionó como atalaya de vigilancia para prevenir invasiones enemigas. 

Frente a esta iglesia, veremos el puente de la Isla Dos Aguas, y podrás seguir tu recorrido por la orilla del río, en lo que es la Avenida de Castilla, y llegar al Parque Isla Dos Aguas o seguir por la avenida hasta el hermoso Puente de Hierro.

Te recomendamos darte una vuelta también por la Huerta de Guadián, que lleva ese nombre por ser el apellido de la familia que fuese su propietaria a mediados del siglo XIX.  En el centro de este parque, se encuentra la Iglesia románica de San Juan Bautista, que fue trasladada piedra por piedra desde un pueblo del norte, Villanueva del Río, después de haber sido cubierto por el pantano de Aguilar.  

Muy cerca de ahí, podrás disfrutar del Paseo del Salón de Isabel II, un parque romántico que te deleitará con su gran variedad de flores y sus bellos paisajes.  Con una superficie de 30000 m2, lleva su nombre debido a que en 1844 el Ayuntamiento lo dedicó a la reina al alcanzar ésta la mayoría de edad.  Si quieres parar un poco, aquí podrás disfrutar de alguna bebida en alguno de los bares situados en el propio paseo.

 

Cuándo ir a Palencia 

Si quieres ser partícipe de la alegría de la ciudad en su máximo esplendor, puedes visitarla el 25 de abril, día de San Marcos, fecha en la que los palentinos piden que llueva para poder así regar sus campos.  En esta fecha se degusta uno de los platos típicos de la ciudad: los caracoles.

Cómo ves Palencia es una ciudad rica en historia que desde luego merece la pena que vayas a conocerla en tu bike eléctrica.