bicicleta eléctrica Ponferrada

Ubicada en la confluencia del río Sil y el Boeza, tenemos a Ponferrada, ciudad que toma su nombre debido a que en el año 1082, por orden del obispo Osmundo de Astorga se construye un puente reforzado con hierro que permitía a los peregrinos del Camino de Santiago cruzar el río Sil.  Después de este suceso, en 1086, se fundó la Iglesia de San Pedro, y a su alrededor, La Puebla de San Pedro, llamada después Ponte Ferrato y ahora Ponferrada.

La ciudad fue propiedad de los Templarios, que defendían el camino; al desaparecer la orden, en 1312, pasó a manos de la familia de Osorio, el Conde de Lemos y más tarde a las de los Reyes Católicos, que la reclamaron. El 4 de septiembre de 1908, el Rey Alfonso XIII concedió a Ponferrada el título de ciudad, coincidiendo así la fecha con la de la coronación de la Virgen de la Encina. 

Como te puedes imaginar, aquí podrás realizar un excelente recorrido rodeado de magia medieval.  Y por supuesto realizar el recorrido en tu bicicleta eléctrica será mucho más emocionante. Te recomendamos:

 

Rutas en bicicleta por el casco antiguo

Coge tu bici y anímate a pasear por el casco antiguo de Ponferrada, en donde serás testigo de su historia.  Desde ahí, podrás contemplar la majestuosidad del Castillo de los Templarios, ubicado en la parte alta de la ciudad, y al lado de éste, Las Cuadras, edificio neoclásico construido en 1848 por el Ayuntamiento y que sirviese como mercado de la ciudad.

Este castillo, que fuese originalmente castro y después ciudadela romana, fue ampliado por los Templarios, cuando en 1178 la ciudad pasó a depender de la Orden del Temple por donación de los reyes leoneses.  A lo largo de los siglos se fueron añadiendo elementos y se ocupó como defensa del Camino de Santiago.

En este recorrido, descubrirás la Basílica de la Encina, un templo renacentista que comenzó a construirse antes de 1573 en honor a esta virgen, a la que se le dio ese nombre por la leyenda que narra cómo la talla de la Virgen traida de Tierra Santa por Santo Toribio, obispo de Astorga, fue escondida como medida para preservarla de las invasiones musulmanas, sin saber su paradero hasta siglos después, cuando los Templarios la encontraron oculta dentro de una encina.

Si sigues por la Calle del Reloj, junto al Ayuntamiento, sobre una de las puertas de la muralla medieval, te encontrarás con el Arco de las Eras, y sobre éste la Torre del Reloj, símbolo indiscutible de la ciudad, cuya construcción original de dos cuerpos data de antes de 1567, y a la que en 1693 se añadió el cuerpo que actualmente aloja la campana. 

Dando la vuelta por la plaza del ayuntamiento, podrás ver la Casa Consistorial, que se construyó entre 1692 y 1705.

En la misma Calle del Reloj, podrás ver el Museo del Bierzo, que comenzó a construirse en 1565 y que fuera en otros tiempos casa del corregidor, cárcel y sitio de reuniones para el Consistorio.  

En la Calle Gil y Carrasco, muy cerca de la Plaza Virgen de la Encina, te toparás con la Casa de los Escudos, cuyo edificio data del siglo XVIII, de estilo barroco tardío y con influencias de rococó, que actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Ponferrada y que fue restaurado en 1989 por la Escuela Taller de Ponferrada, modificándose todo su interior, excepto la bodega.  Actualmente, alberga el Museo de la Radio.

Otra edificación que te gustará admirar es la Casa de los Macías, cerca del Ayuntamiento, se trata de una propiedad privada de estilo barroco berciano que data del siglo XVIII.

A un par de calles de ahí, podrás ver la Capilla de Nuestra Señora del Carmen, fundada en 1681 y entregada en 1713 por el Ayuntamiento a los Carmelitas descalzos, quienes la rigieron hasta 1758 y levantaron, al lado, el actual Albergue de Peregrinos, que fuera un albergue para peregrinos y pobres.

En las proximidades de Ponfe, descubrirás un paraje único, lleno de magestuosas montañas y preciosos valles decorado con un verde hipnotizante, un lugar perfecto para descubrir los límites de tu ciclo eléctrico de doble suspensión.

Como has comprobado Ponferrada tiene mucho por descubrir y si vas con tu bici eléctrica verás cómo tiene mucho más encanto.