Bicicletas Eléctricas Lugo

Ubicada al noreste del país, nos encontramos con Lugo, la ciudad más antigua de Galicia. Fundada en el año 25 a. C. en nombre del emperador romano Paulo Fabio Máximo, en el año 50 comienza a expandirse y se convierte en un ejemplo urbano de la cultura y forma de vida romanos.

En el siglo III fue capital de Conventus Lucensis, una de las 3 entidades que conformaban la llamada Gallaecia.  En los inicios del Bajo Imperio Romano, la ciudad se amuralló y ahora esta muralla es la única que conserva su estructura inicial completa en todo el mundo, motivo por el cual fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 2000.

A lo largo de los años, han pasado por esta ciudad no sólo romanos, sino también visigodos y musulmanes, hasta que, en el año 741 Alfonso I ocupara la ciudad.

En el siglo VIII, se convirtió en paso de los peregrinos que iban a Santiago de Compostela, y era punto principal de la Ruta Primitiva del Camino de Santiago durante la Edad Media.

En el siglo XVIII se le concede a Lugo la organización de las Ferias de San Froilán, y en 1833, cuando es designada capital provincial, experimenta un crecimiento considerable en población y extensión.  Esto, aunado a la llegada del ferrocarril en 1875, hace que se convierta en el principal centro de comercio para el ganado vacuno de la península.

Entre 1905 y 1930, durante el mandato del alcalde Angel López Pérez, se realizaron en la ciudad grandes reformas, y en 1950 se establece uno de los mataderos industriales más grandes del país.

En 1971, se aprueba un decreto para demoler los edificios adosados a la muralla, dejando así la vista que ahora conocemos.

 

Qué ver en Lugo

Como has podido comprobar, Lugo es una gran ciudad con una gran historia. Muchas calles mantienen el aspecto antiguo con sus adoquines como pavimento. Así que mejor coger tu velociclo eléctrico de montaña y ayudarte de la suspensión para poder darte un cómodo paseo para conocerla. Te recomendamos comenzar el paseo rodeando la muralla de 2 km, que junto con sus 10 puertas, encierran el casco antiguo.  Se dice que en sus orígenes, esta muralla no resguardaba una ciudad, sino un bosque, “El Bosque Sagrado de Augusto” o “Lucus Augusti”, en latín, de donde proviene el nombre de Lugo.

Te invitamos a continuar tu recorrido adentrándote en su interior, en el que podrás descubrir lugares y calles mágicas que te transportarán a otra época.

Entre los sitios que no te puedes perder están la Catedral de Santa María de Lugo, de fachada neoclásica, que alberga la Capilla de Nuestra Señora de los Ojos Grandes, de estilo barroco y la Capilla de San Froilán, patrón de la ciudad; además de la Capilla de Santa Lucía y la del Pilar.

Frente al templo, te encontrarás con el Palacio Episcopal, de arquitectura barroca y construido en el siglo XVIII, que se edificó sobre uno ya existente del siglo XV, del cual se aprovecharon piezas.

Siguiendo por la Calle de los Clérigos, llegarás a la Plaza Mayor, que pudiera ser antiguamente el anfiteatro romano.  En esta plaza se ubica el Palacio Municipal y, en la parte norte, casas asoportaladas. En este punto da inicio la Calle de las Dulcerías, donde disfrutarás de la vista del Círculo de Bellas Artes, que data de 1855 y muy cerca, del Convento de los Franciscanos, de 1598, actual colegio.  

Avanzando hacia la Calle Nueva, tienes el Museo Provincial de Lugo, creado en 1932 y ubicado, desde 1957, en el que fuera antiguamente el Convento de San Francisco.  Este edificio data del siglo XV, pero ha sufrido restauraciones y ampliaciones desde 1949 para poder albergar el museo.

Entre los edificios que te encontrarás por tu paso por la ciudad, está el Palacio de San Marcos, lugar que aloja la Diputación Provincial.  Su edificio data de 1886 y fue construido como hospital, para sustituir al de San Bartolomé.

Y claro está aprovechar la parada del paseo en ciclo eléctrico para disfrutar de la rica gastronomía gallega en cada rincón de esta ciudad.

 

Cuándo visitar Lugo


Te recomendamos visitar la ciudad durante los primeros 15 días de octubre, que es cuando se celebran las  Fiestas de San Froilán, las más concurridas de Galicia.  Durante estos días, podrás ser partícipe de la alegría de los lugareños, además de disfrutar de su gastronomía, verbenas y de las muestras teatrales y musicales que llenan la ciudad durante esta época.