bicicletas eléctricas Pamplona

Si te apetece rodearte de naturaleza y montañas, te recomendamos un recorrido en bicicleta eléctrica por Pamplona, ciudad fundada en el año 75 a. de C. por el romano Cneo Pompeyo Magno. Pamplona es una ciudad llena de historia, por sus calles han pasado los visigodos, los musulmanes, los reyes de Aragón y hasta las tropas de Napoleón en 1808, que terminó con la Guerra de la Independencia en 1913. 

 

En bicicleta por Pamplona

La gran ventaja que tiene la ciudad de Pamplona es que la puedes recorrer en tu bicicleta eléctrica. Veamos algunos de los recorridos más significativos:

 

Recorrido por la ciudadela y las murallas 

Si te apetece disfrutar de una de las arquitecturas militares mejores conservadas del país, puedes acercarte a la ciudadela, en donde podrás deleitarte con los baluartes y la muralla y dar una vuelta por el parque que la rodea, llamado la Vuelta del Castillo, que es una de las zonas más hermosas de la ciudad.

 

Paseo del Arga 

Un escenario de alto valor paisajístico que no te puedes perder es el del Parque Fluvial del Arga, cuya extensión es de un millón de metros cuadrados.  Ubicado al lado del río Arga, cuenta con puentes históricos importantes como el Puente Gótico de la Magadalena, el San Pedro (el más antiguo de la ciudad), de origen romano; el Rochapea, que data de antes del siglo XVIII; y el Puente gótico de Santa Engracia, anterior al siglo XIII. 

 

Camino de Santiago en bici

Pamplona es la primera ciudad del Camino de Santiago Francés y podrás realizarlo en tu bici de montaña con asistencia al pedaleo si quieres. Para ello, tendrás que cruzar el Arga por el Puente de la Magadalena y seguir hasta los templos y  calles medievales del casco antiguo.  

Los puntos que conforman la ruta son el portal de Francia o de Zumalacárregui, el Rincón del Caballo Blanco, la Catedral de Santa María la Real, el Ayuntamiento, la Iglesia de Santo Domingo, el Museo de Navarra, la Iglesia de San Saturnino o San Cernin, la de San Nicolás y la de San Lorenzo.

La Catedral de Santa María data de los siglos XIV y XV y a pesar de tener una fachada neoclásica, esconde un interior gótico.  Es el monumento más emblemático de la ciudad y el que más tesoros históricos y artísticos conserva.   Aloja el mausoleo de Carlos III y de su esposa Leonor de Trastámara, que se considera uno de los conjuntos escultóricos más importantes de Navarra.   

En cuanto al Ayuntamiento, se construyó en el sitio donde confluían las fronteras de los 3 núcleos para simbolizar la unión y paz entre ellos.  Conserva su fachada barroca original, de 1752, pero el resto se edificó en 1951.

Si realizas el recorrido por la noche, te recomendamos pasarte por la Iglesia de San Cernin, que se construyó sobre un templo romano dedicado a Diana.  Era el centro religioso del antiguo burgo de San Cernin y tuvo un papel militar y defensivo para los habitantes de la zona. La vista desde aquí es una de las más bellas de la ciudad y la veleta en forma de gallo de su torre principal es uno de los iconos de Pamplona.

 

Recorrido monumental

Sin duda alguna, se trata de una ruta que no te puedes perder, ya que podrás apreciar la evolución de la ciudad y sus estilos arquitectónicos. Te recomendamos ir en una bici cómoda de paseo con motor eléctrico para bajarte y subirte en cada parada sin mucho esfuerzo, la ruta se puede iniciar en la Plaza del Castillo, en donde se encuentra el centro neurálgico de la ciudad. En esta plaza se realizaban corridas de toros hasta el año 1844, y actualmente es escenario de la mayoría de los acontecimientos de la ciudad.  Desde aquí, surgen varias de las calles del Casco Viejo y está rodeada por casas que datan del siglo XVIII. Junto a esta plaza, podrás ver el símbolo más histórico de Navarra, el Palacio de Navarra, de mediados del siglo XIX.  Actualmente es la sede de la Presidencia del Gobierno y en ella se encuentran varias dependencias administrativas.

Si avanzas hacia la ciudadela, encontrarás el Palacio Baluarte, uno de los auditorios más grandes de España, diseñado por Francisco J. Mangado.

En esta parte, entre las calles que deberías recorrer, están la Calle Zapatería y la Calle Mayor, que son las más importantes de la ciudad.  La Calle de la Zapatería fue la Calle Mayor del burgo de San Nicolás y lleva su nombre debido a que en la Edad Media, los zapateros estaban concentrados ahí.  Durante el siglo XVIII, la calle gozó de un nivel social alto, que ahora vemos reflejado en los palacios barrocos y blasones que aún se conservan.  A día de hoy, es una de las calles más transitadas de Pamplona y la que tiene la mayor actividad comercial.

En cuanto a la actual Calle Mayor, se trata de una calle comercial, eje central del casco antiguo, en la que destacan los palacios de Condestable, el único del siglo XVI que se conserva en la ciudad y anteriormente propiedad de la Casa de Alba; el Palacio Cruzat, del siglo XVII; y el Palacio Ezpeleta o de los Marqueses de Aguayo, del siglo XVIII.

A un par de calles de ahí, está ubicado el Museo de Navarra, antiguo hospital de Nuestra Señora de la Misericordia y museo desde 1956, que aloja el mosaico romano del Triunfo de Baco, del siglo I, los capiteles romanos de la antigua catedral de Pamplona, la arqueta mozárabe de Leire y el retrato del Marqués de San Adrián, pintado por Goya.

Parte de este recorrido es también el Fortín de San Bartolomé, el Bastión de Labrit, la Ronda Obispo Barbazán, los baluartes, el Paseo de Ronda, el Portal Nuevo y el Palacio Real, del siglo XII, reconstruido en 2003 para alojar el Archivo General de Navarra.